La neurocirugía funcional

Los tumores del sistema nervioso constituyen una de las patologías más importantes dentro de la Neurocirugía. De forma muy somera podríamos definirlo como un crecimiento celular anómalo y descontrolado localizado a nivel cerebral o medular.

Es la parte de la Neurocirugía encargada de cambiar una función anormal del cerebro mediante un procedimiento quirúrgico, sin que necesariamente exista una alteración anatómica macroscopica. Incluye la cirugía de la epilepsia y la cirugía de los trastornos del movimiento, como el temblor esencial, las distonias y la enfermedad de Parkinson, así como algunas enfermedades psiquiátricos, como la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo y la agresividad.

La cirugía de la epilepsia se plantea en determinados casos refractarios a la medicación. El objetivo es localizar el foco cerebral productor de las crisis, si existe, y eliminar lo, siempre que sea posible . En casos sin foco extirpable, se pueden plantear otras técnicas menos invasivas, como la estimulación vagal. Los trastornos del movimiento y las enfermedades psiquiátricas se tratan mediante Estimulación Cerebral Profunda. Consiste en localizar determinadas dianas cerebrales e introducir electrodos profundos para estimularas de forma crónica, consiguiendo una mejoría de los síntomas. Los electrodos se conectan a un generador, que se coloca a nivel subcutáneo en la región su clavícular o para umbilical. Se trata de un procedimiento seguro y reversible. Todos los procedimientos de neurocirugía funcional, requieren de un equipo multidisciplinar y de alta cualificación tecnológica y profesional para asegurar los mejores resultados. Nuestro equipo incluye a algunos de los neurocirujanos funcionales con más experiencia de Andalucía.

Cirugía de la epilepsia